La animación y yo

January 10, 2018

 

Por si no me conocen aún, yo hago animación, ilustración y diseño. A veces me peleo con uno y lo abandono por el otro, me afano y envicio con otro...etc...es esa relación de cual es mi juguete favorito en el momento.

 

De hecho, de pequeña quería ser arqueóloga porque tenía (y aún tengo) una gran curiosidad por las momias y coleccionaba esqueletos de pájaros con el afán de observarlos. Mi curiosidad me llevó luego a ver distintas cosas y creo que mi afán por la arqueología era el querer descubrir y contar historias, imaginar todas las posibilidades en la realidad, y en la fantasía. La animación...como buena niña de los 90 creí con los Nicktoons que marcaron mi gusto por lo absurdo y la exageración y más tarde anime como Card Captor Sakura y Kimba me metieron en el mundo otaku. Sin embargo, no sería hasta ver El Viaje de Chihiro, a los 11 años, que mi visión cambiaría por siempre y vería que la animación no solo era entretenimiento sino también una forma de arte y una forma de vida. Se podía VIVIR haciendo eso. ¿Dibujando todo el día? Es como ir a jugar y hacer tus hobbies de chamba, simplemente me pareció increíble.

 

Yo entré a comunicaciones a la PUCP más tarde con la idea de siempre irme afuera y estudiar animación ya que preguntaba quienes sabían sobre la disciplina y muchos hasta se burlaban porque les parecía imposible estudiar eso. Luego comencé a ver animación más de autor de Alexander Petrov, Yuri Norstein, Frédéric Back, Jan Svankmajer y mi interés se fue más allá de la producción, se fue hacia la teoría filosófica, estética, literaria y antropológica de la animación. Mi obsesión por Studio Ghibli, que se ha mantenido hasta ahora, me llevó a estudiar a Miyazaki en mi tesis. Y bueno, aprendí a animar lo básico básico para que nazca mi primer proyecto de animación: Las locas aventuras de Chicho y Darz.

 

Y sí, me fui a Canadá a estudiar y fue de las mejores experiencias que he tenido afuera. Estudiar animación hecha a mano es realmente un privilegio que pocos tenemos la suerte de vivir y la gocé a todo momento. No tenía una base tan sólida en arte pero la escuela de VFS me abrió las puertas a un mundo de gente fascinantemente talentosa y un mundo muy rico en ideas. Hice mi primer corto distribuido Little Goddess y hasta ahora sigue siendo vigente en el circuito de animación infantil.

 

 

Después de estudiar pasé a enseñar. Regresé aquí a Lima y he podido enseñar en Toulouse Lautrec y en la PUCP. Ahora estoy más metida en la parte académica y en la parte de dirección / producción en la animación. Va variando según proyecto pero he encontrado que más me gusta ilustrar y diseñar que animar. Creo que más me gusta el mundo de la animación que el animar en sí, por lo menos por ahora. Mucho es auto aprendizaje, casi todo en realidad. No se cierren en un campo, vayan probando que les gusta más, hacia donde quieren ir, poco a poco. ¡Y lean mucho, mucho, mucho! No necesariamente de técnica, sino también la parte académica y, si lo que le gustan a ustedes son las historias, hay que leer literalmente de todo un poco.

 

Pero espera...no has mencionado qué software usas, ni sobre tu computadora ni nada...¿acaso no animas? Animar es dar vida y una forma de arte y para ello puedes necesitar apenas un lápiz y unos papeles. De hecho yo aprendí así, haciendo flipbooks. Aquí les dejo algunas de mis primeras animaciones, todo a mano y, para los conocedores, straight ahead animation:

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Nueva hoja calendario para Abril

April 2, 2018

1/2
Please reload

Entradas recientes

March 16, 2018

February 19, 2018

Please reload

Archivo