Loving Vincent: mis pensamientos acerca del primer largometraje pintado a mano

January 4, 2018

Hace una semana vi una película que estaba esperando ver hace un tiempo. Desde que me interesé seriamente por el mundo de la animación vi mucha animación hecha a mano. Esto es lo que más me llamaba la atención, poder hacer que las pinturas y dibujos vivan. Uno de mis maestros favoritos de esta disciplina es Alexander Petrov, un animador ruso especializado en la pintura en vidrio, donde principalmente utiliza sus dedos. De hecho me encantaría hablar de él en más detalle (¡¡¡¡¡me encanta!!!!!) pero ya será en otra ocación :)! Y Van Gogh...debe ser uno de mis pintores favoritos de toda la vida, de hecho es el que más me impactó de pequeña. Ahora que he tenido la oportunidad de viajar a Nueva York, Paris y Londres pude ver muchas obras de él. Realmente es otra cosa ver la textura del óleo y el tamaño real de la pintura frente a tí.

 

Loving Vincent no es un cortometraje sino un largometraje de 1 hora y media, la primera película pintada a mano. Suena una total locura ¿no? Para ponerla en contexto les cuento sobre el argumento y algunos datos sobre la producción de la película. La historia tiene como protagonista a Armand, hijo del cartero Roulin, que debe entregar una carta dirigida a Vincent Van Gogh, quien murió el año pasado. Armand entonces buscará a la persona más adecuada para que tenga la carta e investigará el misterio de la muerte del pintor. La película tomó 6 años en hacerse, fue hecha por 125 animadores-pintores, construida a partir de las pinturas originales de Van Gogh, costó $5.5 millones y se hicieron 65,000 cuadros pintados basados en rotoscopía, de los cuales solo han sobrevivido 1,000 cuadros (ya que pintaban encima de varios lienzos cada "frame" de film.

 

Trailer:

 

¿Por qué hacer esta película a mano?

¿Por qué no en digital? ¿Por qué tomarse esa molestia? Si bien en digital se pueden utilizar pinceles con texturas de óleo no hay punto de comparación con el impacto visual que general la imagen análogica, pintada a mano con óleos reales. El mercado de la animación se inclina actualmente a los films y series hechas en digital ya que permiten mejor uso de recursos humanos y técnicos, al igual que más bajos presupuestos y estructuras de producción más óptimas. Sin embargo, en el campo de la animación independiente (indie) sí se suelen tomar esos riesgos de tiempo y dificultad para hacer cosas más al beneficio del arte y la innovación, y satisfacer esa necesidad de ver películas genuinamente bellas y distintas. Y claro, no es nada fácil.

 

 

¿Es animación o no?

Muchos argumentarán que la rotoscopía no es animación ya que se calca la imagen live-action, es decir real, filmada por una cámara. Sin embargo, la rotoscopía no consiste en ponerle un mero efecto artístico sobre la capa de footage de live-action, es cambiar la lógica, simplificar las formas, la iluminación, el color, el movimiento. El estilo impresionista de Van Gogh resalta mucho lo efímero del momento, plasma la luz, la simpleza de los trazos y texturas, le da un sentido propio e incluye lo que ve su ojo, no lo que ve una cámara fotográfica.

 

Para los curiosos, la película está animada a 12 pinturas por segundo (live-action se suele grabar y reproducir a 24 cuadros por segundo, en cinematografía), lo cual ya lo acerca más a la animación convencional (la animación se suele trabajar 12 u 8 dibujos por segundo para que se sienta fluida y, según el caso, se pueden hacer menos dibujos para que se sienta más cortada). La forma en la que se varía la imagen tanto en la parte de timing como en la parte pictórica me hace pensar que sí se le debería considerar una película animada, donde el énfasis de la misma es el aspecto pictórico. Además, las transiciones entre tomas, la naturalidad pictórica con la que se mueven los personajes y el movimiento de distintos trazos del fondo refuerzan que hay animación y no sólo rotoscopía. Es sinceramente un deleite visual.

 

Es curioso, creo que con este tipo de películas nace un nuevo tipo de animador, un animador-pintor, que tiene una disciplina distinta a la de un animador más convencional. La animación está en los trazos de pincel y sólo un pintor, en este caso un pintor que entienda profundamente el impresionismo, aprenda y aplique la animación a nivel de trazo. Es una disciplina más intuitiva y menos técnica y es por esa razón que es tan difícil entrenar a un equipo grande de gente a seguirla.

 

 

Detrás de escenas:

 

Posibilidades de un nuevo público

En el Perú estamos acostumbrados a considerar la animación como un género o que está restringido al público infantil. La animación es en realidad una forma de arte, hay muchos géneros dentro de la animación y para todos los públicos. Me agrada mucho ver películas de festival como "Loving Vincent" entrar en el círculo comercial no solo internacional sino incluso peruano (ahora la están pasando en Cinemark [10:40 pm] y Cineplanet [2:00 pm], sí es apenas una función por cine, pero es algo). Esto significa que poco a poco más películas animadas para un público juvenil y adulto van a entrar al mercado y la preconcepción de la animación como cartoonezca e infantil va a ir cambiando de forma más masiva, y no solo va a ser conocida por aquellos que nos la pasamos viendo animación independiente en Vimeo o Youtube.

 

 

Ojalá puedan ver la película, la recomiendo mucho. Y si pueden lleven a sus padres y/o abuelos, estoy segura que la disfrutarán mucho. Me cuentan qué tal les pareció y si les gusta este tipo de animación pictórica independiente.

 

Voy a ir a desempolvar mi libro de Van Gogh que ya le toca una reeleída.

¡Un abrazo a todos!

 

MJ

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

Nueva hoja calendario para Abril

April 2, 2018

1/2
Please reload

Entradas recientes

March 16, 2018

February 19, 2018